“Me permitió profundizar, sacar a relucir y reencontrarme con mi naturaleza más tierna, divertida y auténtica. Lo que aprecio del trabajo de Isolda es su sencillez y sensibilidad, sostiene y acompaña desde una actitud cariñosa y cercana, y al mismo tiempo dejándote tu espacio. Hace muy fácil, lo complicado que puede ser lo que cada uno trae consigo. La risoterapia para mi es la herramienta que permite desbloquear desde el juego. La carcajada esconde y permite que confluyan (y fluyan) todas las emociones. Soltar desde la risa, entender desde el juego, conocerte desde la naturalidad de un niño pequeño. Risoterapia es la salud de la sonrisa de un niño, el tuyo interior”.

Jonathan González

 

“La vivencia en el taller de Isolda, fue una sorpresa inesperada y maravillosa. Me sentí acompañada, a través del juego y de un compartir auténtico en un viaje dentro de mí, hasta poder abrir y soltar una risa profunda, olvidada, pero tan íntima, en una fusión con mi niña interior mágica y sanadora”.

Chiara Barresi

 

“El taller significo mucho para mí, ya que en mi entorno del día a día está mal visto ver que la gente se exprese de forma libre, jugueteando, riendo, siendo ella misma y sobre todo sin dejar de ser aún, un poco niños, que creo que es lo que nos hace a veces más falta para poder entendernos mejor. Para mí fue libre, un desahogo interno una invocación de mi ser interior, fue hermoso, ver y verlos. Creo que lo que me funciono más de tu método, es tu sonrisa, ya que siempre daba ganas de reír o hacer lo que nos planteabas en las sesiones. A mí me atraía, porque esa sonrisa era confianza y con eso yo me decidía a querer volar contigo y el resto. La risoterapia para mi es: Confianza”.

Jordi Boixereu

 

Me abrió la posibilidad de volver a ser yo, de mirar con otra luz, ver la realidad. Estaba tan sumida en mi depresión y mi pena que no veía más allá de mis problemas y cuando ves que la gente se ríe, te contagia, te va cambiando el mundo y piensas: ‘me pierdo cosas realmente bonitas, porque estoy absorta en mis pensamientos’. Si te da la luz, te ríes de cosas simples como ponerte baila sola o jugar. Me ha aportado mucho hasta ahora, porque me río mucho, incluso de mí misma. Me ha devuelto la sonrisa, el humor y me ha quitado la vergüenza. Vivo el presente, ya no me aferro al pasado. Ya lo veo todo con otros ojos. Para mí la risoterapia es autoayuda, es una terapia medicinal.

Yo esperaba el día de la sesión con ansias y ver a las compañeras. Yo lo repetiría y se lo recomiendo a la gente, sobre todo aquellas que está pasando por malos momentos y que se dé tiempo para sonreír que la vida va mucho mejor”.

Marisa Gálvez 

 

“Yo he participado en varios Talleres de Risoterapia facilitados por Isolda, y todos ellos han sido para mí un remanso de paz y de alegría, pues me han proporcionado la oportunidad de soltar el estrés y las presiones de la agitada vida de esta ciudad y cargar baterías para continuar la vida con armonía. La conducción de Isolda en los talleres ha sido siempre muy natural, muy sensible y muy fácil, para lograr alcanzar los objetivos esperados por los participantes”.

Adolfo Cervantes R.

 

“Participar en tu taller de risoterapia fue para mí un regalo. A pesar de que hace tiempo ya, recuerdo perfectamente como lo viví, como me divertí, como nos llevaste al terreno para podernos soltar y dejar a un lado la vergüenza y los prejuicios. Reírse de forma natural y espontánea como hicimos en nuestro grupo, debería repetirse con más frecuencia y estoy segura que aporta grandes beneficios. Para mí la risoterapia es un medio para conectar con nuestro niño interior y volver a sentir el gozo de la alegría innata y la espontaneidad. Aprovecho para agradecerte este trabajo y todo lo que transmite tu linda persona.

Roser Orts

 

“El curso de Risoterapia fue toda una sorpresa para mí. En primer lugar, porque fuimos bendecidas por una profesora como lo fue Isolda. Siempre la recordare con esa sonrisa, ese ánimo, ese buen humor, ese cariño que nos mostraba en cada palabra, en cada frase, en cada ejercicio etc. A pesar de que había días en que llegábamos con un saco lleno de historias dramáticas. La risoterapia significo en mi vida, saber dejar la persona adulta y con preocupaciones fuera del aula, para entrar a formar parte de un universo de juegos, risas, nuevas amistades, sentimientos felices, ternura, camaradería, protagonismo, etc. Son vivencias que quedan en tu inconsciente pudiendo echar mano de esos recuerdos cuando vuelves a necesitarlos, diciéndote que, si eras capaz en esas dos horas que formabas parte de esa nube de bienestar, también lo eres fuera de esas cuatro paredes. La experiencia la recomendaría a cualquiera que quiera sentirse en un mundo de ilusión y fantasía, pero muy real. Sintiéndose querida por todos y queriendo a todos”.

Rosa Amat

 

“Participé en dos Talleres de Risoterapia con Isolda, fue muy distinto de lo que imaginé. Recuerdo que al primero que fui hubo música en vivo, viajé a través de la risa…no olvidaré que mis músculos abdominales están vivos, los sentí revivir durante la risa, me generaron gran movimiento energético. Tampoco olvido la buena onda del Taller, me sentí en un espacio protegido para explorar lo que Isolda propuso. Tengo dos grandes amigos que conocí allí. Iso, te estamos esperando en Chile!!!!”.

Marisol

 

“Lo he pasado muy bien en el taller. Ha servido para soltarme, dejarme llevar por los juegos y divertirme junto a los demás. Se ha generado un ambiente muy cercano y de buenas vibraciones entre todo el grupo. Después del taller estaba animado y relajado a la vez, y de buen humor. Isolda es una participante más en el juego para trasmitirnos su entusiasmo y activarnos, y nos deja jugar solos cuando ya no la “necesitamos” La risoterapia para mí es un grupo compartiendo alegría y espontaneidad y disfrutando del momento sin preocupaciones ni valoraciones y me doy cuenta de que las personas no son tan diferentes”.

Carles Ruiz

 

“Escribo estas líneas para expresar lo feliz y contenta que estoy desde que asisto a las clases de risoterapia. Al principio pensé que era una tontería, pero nada más lejos de la realidad, ya que en las clases ejercitamos la mente, el cuerpo y el alma, o mejor dicho, la sensibilidad. Tengo 64 años y para mí es muy importante seguir sintiendo estas experiencias, de hecho, he sentido que se ha despertado la niña que siempre existió en mí. Por todos estos sentimientos le doy las gracias de todo corazón a Isolda”

Angeles

 

“Mi primera experiencia que tuve de participar en los talleres de risoterapia, la tuve con la compañía de mi amado hijo Aaron, la verdad no tenía conocimiento de que era la risoterapia pero decidí ir, y fue una experiencia maravillosa. Yo apenas tengo tiempo de compartir con él, ya que salimos muy temprano de casa y pasamos todo el día fuera. Este día pude desconectarme del afán de los quehaceres de la casa y centrarme solo en ese momento, en el disfrute y pasarlo bien. Este taller me enseñó a separar el tiempo que voy compartir con mi hijo, ahora Le doy un TIEMPO DE CALIDAD, cuando estoy en ese momento no existe nada más, solo él. Pude ver y reconocer como me estaba perdiendo una parte de disfrute por falta de tiempo, he tomado la decisión de hacer ese momento. Para mí la risoterapia es PAZ, es FELICIDAD”

KATTYS Matos

 

“Isolda me ha aportado con sus talleres conocerme mejor y abrirme en clase. Me divertí mucho en risoterapia y consiguió que en clase nos conociéramos bien todos y nos expresáramos interiormente”.

Selene

 

“Iba al taller temerosa de que mis 3 hijos (7, 4 y 2 años) se portaran bien y se sintieran en confianza para participar. En especial, me preocupaba mi hijo mayor, de 7 años, porque es muy introvertido y podía haberse sentido incómodo y no dejarnos terminar, pero Isolda no los presionó para nada, si no todo lo contrario. El primer ejercicio fue perder el miedo a hacer el ridículo. Siempre agradeceré esos primeros segundos de ver a mi hijo disfrutar y reírse a carcajadas de sí mismo. Luego fueron carcajadas al por mayor de todos. Me encantó pasar un rato diferente en familia, oír las risas y ver la alegría de mis niños y mi esposo. ¡Experimentamos juntos la magia de reír sólo por reír!”.

Lin Franco

 

La Asociación Sociocultural La Indomable, ha compartido durante algunos años y comparte con Isolda, muchas horas de valores para vivir en armonía, autoestima, compañerismo y sobre todo alegrías. A través de la risa hemos podido compartir con nuestros niños y mujeres momentos de gran complicidad e ilusión. 

No ha habido ni habrá para nuestro trabajo con personas que padecen en su vida cotidiana carencias familiares, económicas y de falta de oportunidades un espacio mejor que el que nos ofrece Isolda en Comparte. Gracias por acompañarnos en nuestro camino como asociación. 

Mirta Manzetti (Presidenta)

 

“Tomé el curso de monitores de tiempo libre, y la verdad es que conectamos mucho con Isolda y entre los miembros del grupo. Nos permitió expandir y explorar e integrar nuestra parte emocional rozando la magia. Cada actividad o taller que hacíamos nos hacia crecer, aprender, desprendiendo una energía preciosa y muy muy intensaCombinamos la sesión de risoterapia con el estado de juego, sacando al niño que llevamos dentro. Hacía tiempo que no me sentía tan viva y tan en contacto conmigo misma como ese día. Es la facilitación para entrar en un estado que te permite ser mucho más consciente, como si te quitaras un velo de los ojos y de repente vieras que el mundo es de colores muy vivos.

Recomiendo muchísimo esta experiencia, sobre todo si es guiada por una persona tan próxima, atenta, practicante de la escucha activa como poca gente sabe hacer y capaz de generar un disfrute y una empatía con los que la rodean. Estoy muy agradecida por las experiencias compartidas y facilitadas. Ojalá todos los jóvenes pudieran vivir una experiencia compartida así de íntima, bonita, intensa, de descubierta de uno mismo y de su entorno”

 Alba Clavell

 

“Las caras y los cuerpos cambian por completo después de las clases. Las tensiones desaparecen y la felicidad y buen rollo los embriaga a todos. Son clases llenas de la diversión que vivíamos diariamente cuando éramos niños y que, con el paso de los años, a medida que uno se carga con las preocupaciones se descuida con asiduidad del pasárselo bien. Lo cual, desde mi humilde opinión, debería ser el ingrediente principal para cualquier situación que desarrollemos. Sólo me queda decir, GRACIAS por compartir y brindar la RISA en nuestro camino”

Mónica Larruy (directora del Camino de Tanit)

 

“Te integra en un ambiente de optimismo y de evasión de aquello que puede perturbarte durante el día a día, lo cual da lugar a la relajación. Experiencia muy recomendable y para repetir. Gracias”

Mujer, Vivarte Moda

“Una Experiencia nueva con un resultado sorprendentemente agradable y motivador. Totalmente recomendable”.

Hombre, Vivarte Moda

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies