Encuentros así, en momentos difíciles.

“Nos hacía tanta falta algo así, con la movida que ha sido la última semana.”

Más allá de las ideologías que nos separan hay un ser que es capaz de reconocer al otro en su esencia, reconocerlo y abrazarlo. Así lo corroboramos cada día en nuestro trabajo de risoterapeutas, por lo que seguiremos creando espacios para el reencuentro humano.

Alegría, risa, ternura es lo que vivimos el sábado pasado en el taller para familias que organizó el Centro Cívico Sant Andreu en colaboración con Comparte en el marco de la Festa per la Pau. Es una fortuna haber contribuido con nuestro grano de arena a que 16 personas; mujeres mayores, madres y un padre de familia y sus hijas e hijos tuvieran dos horas de felicidad en las que además de soltar las tensiones y el miedo, pudieron abrir sus corazones y reconocerse en hermandad. Las palabras finales: “pau”, “serenitat”, “estoy conmovida”, “lloraría”, “feliz”, “ha sido precioso”.

Mientras las y los miraba sonreír en el círculo final; sentí con todo mi ser, que seguiremos, que esto vale la pena. Hoy más que nunca se necesita la risoterapia y profesionales bien formados; comprometidas con esta práctica para facilitar espacios que sean pulmones donde respirar encuentro, empatía, serenidad, hermandad, cuidado, alegría y libertad; sí, amor, todo esto y más es el amor.

Nos palpita el corazón de felicidad, porque estamos creando un bello grupo para iniciar la formación en noviembre. Seguimos con las entrevistas individuales y las presentaciones grupales. Si sientes curiosidad o un gran llamado, te esperamos para formar parte de esta hermosa aventura que lleva 12 años dando frutos.

Seguimos haciendo escuela y generando procesos formativos sanadores que nos den el impulso para seguir creando las realidades que queremos vivir. Sabemos por experiencia propia (personal y profesional) que en muchas situaciones como es adentro es afuera. Así que nos asumimos co-creadoras/es de nuestras vidas.

¡¡Esto es por ti, por mí y por todo el mundo!!

Isolda Cárdenas Eguiluz
Directora de Comparte
Coordinadora de la Formación de la Escuela de Risoterapia de Barcelona

Agradecimiento

“Desde cierta perspectiva, el viaje ya está hecho. El corazón sabe hacia dónde se dirige y tiene la valentía de recorrer el camino latido a latido”

Francisco Sianes

 

No sabía lo que me esperaría al otro lado del océano atlántico, me movía una fuerza, un impulso de salir de aquel estancamiento, de crecer. Sólo sabía que tenía que ir y buscarme la vida. Yo de niña y de joven conocía la pasión por la vida, por los proyectos que creaba y en los que me implicaba y llevaba unos años desencajada, cómo dice una frase de Gioconda Belli, quería “encenderme de nuevo”. No sabía que mi profesión y las profesiones que se van desplegando, me esperaban con los brazos abiertos, no tenía idea de las bendiciones que está tierra tenía para mí y que se multiplicarían años después en México.

Entonces no era consciente de como operaba la magia, o el poder de la intención y lo que dije cándidamente, girando en una silla, se haría realidad dos años después que daría mi primer taller de risoterapia en el Casal de Gent Gran de Cardedeu, con mucho miedo, poca experiencia, pero con el llamado moviéndome. De hecho, en estos ochos años ha habido un sí que ha sido más grande que yo. Ahora, es un sí consciente, íntegro y ratificado.

Vine a muchas cosas, las he ido descubriendo con el trabajo personal y con las constelaciones, entre ellas a recuperar mis dones, a ir más allá del miedo. Me sorprende los movimientos que han ido desplegando el camino y todo lo que se ha conjuntado para sintetizar y presentar hoy mi trabajo en esta web.

Siento un profundo agradecimiento hacia mi madre y padre por haberme dado mucho más de lo que recibieron y haberme apoyado siempre en mis múltiples aventuras. Hacia mi hermano, que es alegría para mi vida, cómplice e inteligente consejero.

Siento un profundo agradecimiento por:

  • La puerta que me abrió Laura Coll para ejercer mi profesión como psicóloga en Cataluña y por haber facilitado mi iniciación como risoterapeuta. La generosidad Anabella Muñoz. Todo lo compartido con mi socia Carmen Pérez; horas de escritura, risas, lágrimas, celebraciones, cierres y  aperturas. La presencia constante de Estibalitz López, apoyando y promoviendo este proyecto.
  • La construcción de este proyecto en estos años y en esta web han contribuido mis amigas y amigos, mi familia, mis ex parejas. Está hecho de confianza, de aprecio, de apoyo, de generosidad.
  • Las preciosas fotos y recomendaciones de Rodrigo Surrell, el acompañamiento amoroso y firme, motivador, dedicado y sobre todo generoso de Claudia Dakhil a lo largo de este proceso.
  • La corrección de estilo de Majo Siscar, la generosa traducción al catalán de Gerard Rodríguez y aportación de las y los participantes que compartieron sus testimonios y su imagen para las fotos.
  • A German Guirado por mi web anterior.
  • La valiosa asesoría de Gabriela Gómez, Carmen Barco y Paola Cervantes en la aplicación de este proyecto a lo largo de los años.
  • El entusiasmo de Elizabeth Castillo, al invitarme a dar un taller de risoterapia a su equipo de trabajo en México y abrir así, una puerta llena de dichas.
  • Las enseñanzas y la amistad de Malú Valenzuela, Mónica Gamboa, Judith Vera, Isabel González y Carolina Villa con quienes aprendí el trabajo en equipo y la facilitación de los grupos desde la educación popular, humanista y socioafectiva.
  • Está mi infancia, mi adolescencia, mi juventud y mi adultez, porque está mi historia resignificada y el espíritu alegre y de juego de las dos familias que me conforman.
  • La inspiración, confianza e impulso de mis profesores y profesoras, Enrique Aguilar, María Martinez Calderón y Rosa Useleti, así como el acompañamiento amoroso y sabio de mis terapeutas y asesores. Y mis amigas y cómplices de formaciones, que se han vuelto familia afectiva.
  • La confianza de las instituciones y las personas que las representa y el aprecio de mis colaboradores.
  • El espíritu de mucha gente que ha reído, jugado, llorado, expresado su belleza abierto su corazón en los talleres, regalado su magia, en los cientos de talleres, porque como dijo una mujer después de un taller, esto es mucho más que reír, aquí hay alma. Ahora sé que la risa profunda, es la risa sagrada en la que se expresa el alma.
  • Están también mis alumnas y alumnos de FundEsplai, sus palabras, sus reflexiones, su sabiduría, su abrirse, su compartirse, su movilizarse, sus desacuerdos, su aprecio y su agradecimiento y el mío.
  • Por todas las horas compartidas en estos ochos años con tanta y tanta gente desde eso que yo llamo lo sencillo y esencial.

Siento profundo agradecimiento por todo el amor recibido, por todo lo andado y también lo caído. Y cuando recibimos tanto y podemos apreciarlo, tomarlo, dejarnos que nos nutra y agradecerlo, sólo nos queda dar otro paso y luego otro, sólo nos queda dar frutos, dar el amor, ser un canal para que el amor siga circulando entres todas y todos. Ofrecerle a la vida más.

¿Y tú cómo honras la vida?

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies